Go to Top

¿Cómo puede ayudar la Teleasistencia a las Personas Mayores?

La teleasistencia, es un servicio que ha ido cambiando a lo largo del tiempo, y su definición lo ha hecho con el servicio. Todo ello gracias a la aparición de las nuevas tecnologías que han dado forma a la telemedicina moderna. Esta tecnología, es totalmente complementaria a otros servicios como el Servicio de Ayuda a Domicilio o las prestaciones que se pueden conseguir gracias a la Ley de Dependencia.

Se trata de ofrecer una atención a las personas con dependencia, a distancia a través de la tecnología de las telecomunicaciones. Por ejemplo, puede ser a través de medios “sincrónicos” que retrasmiten una videollamada en directo, o bien también, a través de medios “asincrónicos”, que consistiría en el almacenamiento y reenvío, monitorización remota del paciente.

La teleasistencia a domicilio suele utilizarse para ampliar el acceso de las personas con dependencia a la atención sanitaria, de esta manera se les puede ayudar a gestionar su recuperación y bienestar todo ello desde la comodidad de sus casas. Se controla a distancia los riesgos o los signos de alerta temprana de las enfermedades y se puede actuar de inmediato sí es necesario.

La vigilancia social y del modo de vida también se incluye en la teleasistencia. Un ejemplo que nos es cada vez más frecuente es el uso de diferentes centros de vigilancia a distancia para prestar asistencia a las personas mayores. De esta forma se puede llegar a detectar cualquier signo de advertencia de caídas o patrones de comportamiento inusuales que puedan ser una señal de alarma para una intervención necesaria.

Algunos sistemas de teleasistencia también observan el entorno en el que viven las personas mayores y sí la personas están inconscientes, activan rápidamente las respuestas necesarias para socorrerlo.

 

Posibilidad de Teleasistencia Domiciliaria

Como hemos visto en el punto anterior, la teleasistencia abarca una categoría más amplia que a telemedicina, ya que se puede llegar a tener un abanico más amplio de opciones con los que llegar a facilitar el tratamiento médico a distancia entre los proveedores de asistencia sanitaria y los pacientes.

La tecnología de los teléfonos móviles, o también llamados “smartphones” pueden ayudar a controlar estas situaciones fuera del hogar. Dado que muchos dispositivos móviles incluyen la opción del seguimiento mediante el GPS, la teleasistencia es ahora más accesible.

En multitud de ocasiones, los sistemas de teleasistencia pueden ayudarnos a hacer llegar a las personas con dependencia la ayuda necesaria, como una ambulancia o incluso la policía sí se llegase a dar un caso de esta categoría.

Esto es un aspecto vital de todos los sistemas de teleasistencia, que pueden llegar a  mediar mediante el enrutamiento a través de los centros de llamadas dedicados. Esto facilitará el contacto con los servicios de teleasistencia necesarios.

 

Otras formas de teleasistencia

Uno de los sistemas de teleasistencia más conocidos es el llamado “medallón” o botón de teleasistencia, que también se puede llevar discretamente en la muñeca como una pulsera. Pulsando el botón de alarma, el usuario manda una señal rápidamente a un centro de asistencia o también denominado de “respuesta”, que se conecta a una toma de teléfono. Esto proporciona una comunicación bidireccional mediante el altavoz sensible integrado en la unidad base.

El Medallón para salvar vidas gracias a la teleasistencia

Un usuario profesional será quien atienda tu llamada, sabrá automáticamente quién llama y tendrá acceso a cualquier información médica que la persona que llama, haya compartido con el proveedor de teleasistencia previamente, para que este profesional pueda actuar de la mejor manera posible.

Estos profesionales, ofrecerán tranquilidad a las personas mayores usuarias de este dispositivo y en otros casos de mayor gravedad, enviarán ayuda de forma inmediata  incluso cuando la persona mayor no puede oír o responder. El equipo que da respuesta a estas llamadas, avisará a los responsables de las llaves, es decir a aquellos contactos que la persona mayor a designado previamente y que tienen acceso a la vivienda. Pueden ser tanto familiares como vecinos, y a los servicios de emergencia sí es necesario.

 

Diferentes Dispositivos que ayudan en la “Teleasistencia”

Hasta el día de hoy, existen tres tipos básicos de sistemas de teleasistencia para ayudar a las personas que requieran de estos servicios de atención a distancia, que en muchos casos acaban siendo destinados a personas con dependencia en primer grado. Estos sistemas de los que hablamos son:

 

Sistemas de Predicción:

Los sistemas de teleasistencia domiciliaria que entran en la categoría de predicción pueden ayudar a predecir muchos de los problemas que pueden llegar a surgir todo ello antes de que surja.

Estos sistemas utilizan unos sistemas con unos software que detectan y analizan los datos en busca de escaladas en la gravedad de la condición de la persona. Esto puede incluir una caída menor, sí la persona necesita asistencia, etc. Este sistema puede representar gráficamente los patrones de los datos de la persona y determinar sí se necesita o requiere alguna ayuda.

También es capaz de monitorizar y medir la calidad del sueño que estas personas tienen, a la vez que puede determinar sí están despiertas estas personas o están deambulando.

Sistemas de Sensores:

Los sistemas de teleasistencia que se encuentran dentro de esta categoría de sensores, pueden ayudar a reducir los problemas más comunes, llegando a detectar el entorno de la persona y activándose cuando detectan alguna anomalía.

Estos sensores se pueden colocar por ejemplo en las camas de las personas mayores, configurándolos de tal forma, que se activarán sí detectan que la persona no está en la cama durante unas horas determinadas, que indicarán que puede esta deambulando por la vivienda o haberse caído. Estos sistemas nos pueden ayudar a mostrar sí la persona se está moviendo y aproximadamente dónde se encuentra.

 

Sistemas en forma de Gadgets:

Este tipo de alarma puede adoptar multitud de formas, como el que ya hemos mencionado del “medallón” que el usuario puede llevar encima y puede activar en el momento en el que necesite ayuda alguna.

También pueden adoptarse en sistemas como pueden ser los sensores de calor (termómetros) y los detectores de humo, así como los sensores que se colocan en la cama y que a su vez están configurados de tal manera que van unidos a su colgante.

Sí la persona no pulsa un botón específico a una hora preestablecida diariamente, las alarmas pueden llegar a activarse.

 

Conclusión:

Como hemos podido comprobar, estos sistemas de teleasistencia pueden ayudar a las personas a llevar una vida mejor. Pueden llegar a ser un complemento del día a día de las personas con dependencia, sobre todo, para aquellas personas que todavía no requieren muchos cuidados diarios, pero sí atención. Es un complemento que puede ayudarnos a seguir cuidando de nuestros seres queridos.

 

En Carelive, nuestros cuidadores están preparados para ayudarte en lo que necesites. Nos preocupamos por velar de la persona a la que se cuida, proporcionando al cuidador o cuidadora idónea para tu ser querido. Así podrás disfrutar del tiempo que necesitas y cuidar de ti mismo.

¿Quieres saber más sobre cómo te podemos ayudar desde Carelive? Te explicaremos cómo puedes solicitar y tramitar las diferentes ayudas que existen para el cuidado de tus seres queridos.  No dudes en contactar con nosotros.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *