Go to Top

¿Qué es el Alzheimer y cómo cuidar a nuestros mayores?

A día de hoy, una de las enfermedades más comunes a nivel mundial es el Alzheimer, una enfermedad que año a año no deja de aumentar. Con este artículo que os traemos hoy, queremos darle un poco más de profundidad a esta enfermedad y sobre todo ayudaros a saber cómo cuidar de nuestros mayores.

Gracias a este artículo, podréis comprender mejor a las personas que sufren esta enfermedad, a sus familiares y a los cuidadores que están junto a ellos. ¡Empecemos!

¿Qué es el Alzheimer?

El Alzheimer, es una enfermedad neurodegenerativa que disminuye la capacidad intelectual de las personas que lo padecen. Es considerada también como un tipo de demencia.

Es fácil poder reconocer esta enfermedad sobre las personas que lo padecen. Pues, las personas que tienen Alzheimer muestran alteraciones de su memoria, además de cambios psicológicos, sociales y de comportamiento. Afecta, por lo tanto, a su nivel social y funcional, es decir, a su independencia para realizar las tareas de su vida diaria.

Es una enfermedad progresiva, comienza afectando a las tareas más complejas como planificar y secuenciar una serie de conductas, hasta llegar a otras más básicas como andar, cambiarse de ropa o comer. También puede llegar a afectar al lenguaje, la capacidad de reconocer y manipular objetos entre otras tareas.

Cuando hablamos de las causas que provocan esta enfermedad, debemos remarcar que todavía no se conocen de manera concreta, dado que pueden ser tanto genéticas como no genéticas.

 

Posibles síntomas del Alzheimer

Hay varios síntomas que podemos observar de esta enfermedad, desde algunos que son más simples a otros más complejos. Os presentamos cuales son, para que podamos reconocerlos y poder ayudar mejor de esta manera a nuestros mayores.

            Perdidas de Memoria:

La pérdida de memoria es uno de los síntomas que más claramente podemos ver entre las personas que padecen esta enfermedad. Comienza afectando a la memoria a corto plazo, como por ejemplo a no recordar que se ha comido en el día o cuales son las diferentes actividades que se han realizado en ese día, entre otras cosas. Con el tiempo puede afectar a la memoria a largo plazo.

            Dificultad para realizar una secuencia de tareas complejas:

La dificultad en este caso comienza en la propia capacidad de planificación previa necesaria. Uno de esos casos, puede ser por ejemplo el de preparar una receta que lleva años realizando una persona y comienza a olvidar los ingredientes necesarios, o no sabe o acaba confundiendo los pasos a seguir para acabar esa receta que lleva años cocinando para sus familiares.

            Problemas del lenguaje:

Este síntoma se puede ver y reconocer cuando la persona que padece la enfermedad presenta una dificultad para poder encontrar la palabra adecuada provocando un pequeño bloque y por consiguiente una dificultad a la hora de expresarse. También puede implicar que la persona pueda llegar a dar muchos rodeos para acabar diciendo lo que quiere llegando a inventarse palabras para expresarse.

            Desorientación espacio temporal y personal:

Es otro de los síntomas fáciles de reconocer en las personas que padecen esta enfermedad, pues ellos no recuerdan en ocasiones dónde están, el día que es, la hora o en ocasiones no recordar en que estación del año se encuentran. Esto provoca que, en ocasiones, se olviden de cómo ir a los sitios que han frecuentado de normal u olviden datos personales como su nombre y su fecha de nacimiento.

            Cambios en el estado de ánimo:

Podemos ver este caso de manera más frecuente los cambios repentinos en el humor y con el de la conducta, pasando de estar tranquilos a estar nerviosos, tristes, enfadados, etc. … de una manera rápida y sobre todo de manera inesperada.

            Pérdida de Iniciativa:

En ocasiones puede darnos la impresión de que las personas que padecen Alzheimer son personas pasivas y, por ende, necesitan una estimulación constante para que puedan responder. Esto puede llegar a afectar a muchas áreas, como por ejemplo, que no salgan a la calle, abandonen actividades que previamente disfrutaban o incluso lleguen a descuidar su imagen e incluso su higiene.

 

Fases de la enfermedad:

Después de haber visto cuales son los diferentes síntomas con los que nos podemos encontrar, vamos a pasar a ver cuáles son las diferentes fases que se dan en esta enfermedad. Podemos calificar el Alzheimer en 3 fases diferentes: leve, moderada y grave.

            Fase Leve:

La persona sigue manteniendo su independencia, pero comienza a tener algunos síntomas, como las pérdidas leves de memoria (como el nombre sus allegados o dónde ha dejado las llaves), problemas de orientación (no sabiéndose orientar en aquellos lugares que para esa persona le son conocidos o confundir de manera puntual el día en el que se encuentra).

Esta persona es totalmente consciente de ello, lo que le puede llegar a provocar algunas alteraciones emocionales, como cambios de humor. Pueden también presentar dificultades para resolver problemas complejos o planificar conductas más elaboradas.

            Fase Moderada:

Esta fase, es la más larga y la que más años puede llegar a durar. A medida que la enfermedad progresa, las personas que padecen del Alzheimer requieren mayores cuidados. En esta fase, las personas empiezan a tener algunas otras dificultades sumadas a las de la fase anterior, como puede ser el caso de confundir palabras, tener dificultades a la hora de intentar abrocharse los botones de una camisa o una bata.

En esta fase, las personas con Alzheimer también pueden sentirse frustrados o enfadados y también pueden actuar de manera diferente a como nos tienen acostumbrados, como negándose a darse un baño o a salir de casa. En esta etapa, las células del cerebro ya están dañadas y dificultan las expresiones de pensamientos o el cumplimiento de tareas hasta ahora cotidianas.

            Fase Severa:

En esta etapa, las personas con Alzheimer pierden la capacidad de responder al entorno, mantener una conversación y también, de controlar los movimientos que realizan. Aún pueden llegar a hablar y completar frases, pero les cuesta comunicarse. En este momento la memoria y las destrezas cognitivas continúan disminuyendo.

Es posible que presenten cambios significativos en sus personalidades y que necesiten un mayor nivel de ayuda en sus tareas del día a día, como hacer la cama, cocinar o limpiar los platos.

 

Recomendaciones para cuidar a nuestros mayores con Alzheimer:

En este punto, ante todo, buscamos dar algunas recomendaciones que pueden tratar de ayudar a las personas que padecen Alzheimer. De esta manera, podemos tratar de cuidar a nuestros mayores y a que se puedan sentir mejor.

  • Es recomendable seguir rutinas, como bañarse o acudir a las citas médicas, este tipo de hábitos mantienen a nuestros seres queridos en alerta y descansada. Pero no debemos acostumbrar a la persona continuamente con la rutina y en algunos momentos es bueno salirse de ellas.
  • Debemos tratar de explicarnos de manera más clara y sencilla con las personas que padecen esta enfermedad, dado que ellos pueden seguir de esa manera mejor las instrucciones o las cosas que se les quiere comunicar.
  • Reducir las distracciones es otra de las recomendaciones que os damos, en este caso, con apagar la televisión o evitar otras distracciones a la hora de comer o mientras se intenta mantener una conversación les ayuda a poder mantener mejor la concentración.
  • Si nos encontramos con algún comportamiento inapropiado en algún momento, debemos distraer a la persona que padece Alzheimer hacia otra cosa, como cambiar de tema de conversación o el cambio de tarea.
  • Debemos ser flexibles y adaptar su rutina, aprovechando en este caso la realización de tareas más complejas cuando ellos estén más predispuestos a cooperar y se sientan menos confundidos.

Estas son algunas de las mejores recomendaciones que desde Carelive os damos para que podáis aplicar en el cuidado de vuestros mayores en su día a día y ayudarles a que se sientan mejor consigo mismo.

 

¿Quieres saber más sobre cómo te podemos ayudar desde Carelive? Te explicaremos cómo podemos ayudarte a cuidar a tus seres queridos con algunos de nuestros servicios que puedes consultar a continuación.

¿Quieres saber más sobre nuestros servicios? Consulta los servicios que podemos proporcionar para cuidar de tus mayores. Si tienes alguna duda, uno de nuestros compañeros te ayudará encantado.

No dudes en contactar con nosotros, sin compromiso alguno, ¡Te ayudaremos!

¿Quieres saber más sobre cómo te podemos ayudar desde Carelive? Te explicaremos todo lo que necesitas saber de cómo podemos cuidar a tus seres queridos que sufren esta enfermedad.  No dudes en contactar con nosotros.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *